NAHÚM 2, LIBRO 34

Uno que efectúa un esparcir ha subido delante de tu rostro. Que haya un salvaguardar del lugar fortificado. Vigila [el] camino. Fortalece [las] caderas. Refuerza muchísimo el poder.
2 Porque Jehová ciertamente recogerá el orgullo de Jacob, como el orgullo de Israel, porque los que vacían los han vaciado; y han arruinado los vástagos de ellos.
3 El escudo de sus hombres poderosos está teñido de rojo; [sus] hombres de energía vital están vestidos en tela de carmesí. Con el fuego de [guarniciones] de hierro está el carro de guerra en el día de su aprestarse, y las [lanzas] de enebro han sido sacudidas. 4 En las calles los carros de guerra siguen avanzando locamente. Siguen precipitándose hacia arriba y hacia abajo en las plazas públicas. Tienen apariencias como de antorchas. Como los relámpagos siguen corriendo.
5 Él recordará a los majestuosos suyos. Ellos tropezarán al andar. Se apresurarán al muro de ella, y la barricada tendrá que ser firmemente establecida. 6 Las puertas mismas de los ríos ciertamente serán abiertas, y el palacio mismo realmente será disuelto. 7 Y ha sido fijado; ella ha sido descubierta; ciertamente será llevada; y sus esclavas estarán gimiendo, como el sonido de palomas, golpeándose repetidamente sobre el corazón. 8 Y Nínive, desde los días [en que] ella [ha sido], fue como un estanque de aguas; pero están huyendo. “¡Deténganse, hombres! ¡Deténganse!” Pero no hay quien se vuelva.
9 Saqueen plata; saqueen oro; pues no hay límite a las [cosas en] arreglo. Hay una pesada cantidad de toda suerte de objetos deseables.
10 ¡Vacío y vacuidad, y [una ciudad] asolada! Y el corazón se derrite, y hay un tambalear de [las] rodillas, y dolores severos hay en todas las caderas; y en cuanto a los rostros de todos ellos, han recogido un fulgor [de excitación]. 11 ¿Dónde está el albergue de leones, y la cueva que pertenece a los leoncillos crinados, donde el león andaba y entraba, donde el cachorro del león estaba, y nadie [los] hacía temblar? 12 [El] león estaba despedazando lo suficiente para sus crías, y estaba estrangulando para sus leonas. Y mantenía llenos de presa sus agujeros, y de animales despedazados sus escondites.
13 “¡Mira! Estoy contra ti —es la expresión de Jehová de los ejércitos—, y ciertamente quemaré en el humo el carro de guerra de ella. Y una espada devorará a tus propios leoncillos crinados. Y ciertamente cortaré de la tierra tu presa, y ya no se oirá más la voz de tus mensajeros.”

Leave a comment

Filed under BIBLIA, SANTAS ESCRITURAS, LECTURA BIBLICA, LIBRO DE, PROFETA DE JEHOVÁ

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s