HABACUC 3, LIBRO 35

La oración de Habacuc el profeta en endechas: 2 Oh Jehová, he oído el informe acerca de ti. He quedado con miedo, oh Jehová, de tu actividad.
¡En medio de [los] años, oh hazla entrar en vida! En medio de [los] años, quieras darla a conocer. Durante la agitación, de mostrar misericordia quieras acordarte.
3 Dios mismo procedió a venir desde Temán, aun un Santo desde el monte Parán. Sélah.
Su dignidad cubrió [los] cielos; y con su alabanza la tierra quedó llena.
4 En cuanto a [su] resplandor, llegó a ser justamente como la luz. Tenía dos rayos [que salían] de su mano, y allí estaba el esconderse de su fuerza.
5 Delante de él la peste seguía yendo, y la fiebre ardiente salía a sus pies.
6 Se detuvo, para sacudir [la] tierra. Vio, y entonces hizo que las naciones saltaran.
Y las montañas eternas quedaron desmenuzadas; las colinas de duración indefinida se inclinaron. Los andares de mucho tiempo atrás son suyos.
7 Debajo de lo que es perjudicial vi las tiendas de Cusán. Las telas para tiendas de la tierra de Madián empezaron a agitarse.
8 ¿Es contra los ríos, oh Jehová, es contra los ríos contra lo cual tu cólera se ha enardecido, o es tu furor contra el mar? Porque fuiste montado sobre tus caballos; tus carros eran salvación.
9 En [su] desnudez llega a estar descubierto tu arco. Los firmes juramentos de [las] tribus son la cosa dicha. Sélah. Con ríos procediste a hender [la] tierra.
10 Montañas te vieron; llegaron a estar con dolores fuertes. Una tronada de aguas pasó a través. La profundidad acuosa dio su sonido. En lo alto las manos alzó.
11 El sol, la luna… se pararon, en la morada excelsa allá. Como luz tus propias flechas siguieron yendo. El relámpago de tu lanza sirvió para resplandor.
12 Con denunciación fuiste marchando [por] la tierra. En cólera fuiste trillando [las] naciones.
13 Y saliste para la salvación de tu pueblo, para salvar a tu ungido. Hiciste pedazos al cabeza de la casa del inicuo. Hubo un poner al descubierto el fundamento, hasta el mismo cuello. Sélah.
14 Con sus propias varas traspasaste [la] cabeza de sus guerreros [cuando] se movieron tempestuosamente para esparcirme. Su júbilo exaltado era como el de los que están empeñados en devorar a un afligido en un escondrijo.
15 A través del mar pisaste [con] tus caballos, [a través] del montón de vastas aguas.
16 Oí, y mi vientre empezó a agitarse; al sonido mis labios temblaron; podredumbre empezó a entrar en mis huesos; y en mi situación estuve agitado, para esperar calladamente el día de la angustia, para [su] subida al pueblo, [para] hacer él incursión contra ellos.
17 Aunque [la] higuera misma no florezca, y no haya fruto en las vides; la obra de[l] olivo realmente resulte un fracaso, y los terraplenes mismos realmente no produzcan alimento; [el] rebaño realmente sea cortado de[l] aprisco, y no haya vacada en los cercados;
18 sin embargo, en cuanto a mí, ciertamente me alborozaré en Jehová mismo; ciertamente estaré gozoso en el Dios de mi salvación.
19 Jehová el Señor Soberano es mi energía vital; y él hará mis pies como los de ciervas, y sobre mis lugares altos me hará pisar.
Al director sobre mis
instrumentos de cuerda.

Advertisements

Leave a comment

Filed under BIBLIA, SANTAS ESCRITURAS, HABACUC, LECTURA BIBLICA, PROFETA DE JEHOVÁ

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s