LIBRO 30, AMÓS 7

Esto es lo que el Señor Soberano Jehová me hizo ver, y, ¡mire!, él estaba formando un enjambre [de langostas] al comienzo de la subida del sembrado tardío. Y, ¡mire!, era el sembrado tardío después de la hierba cortada del rey. 2 Y ocurrió que, cuando aquel había acabado de comer la vegetación de la tierra, procedí a decir: “Oh Señor Soberano Jehová, perdona, por favor. ¿Quién se levantará de Jacob? ¡Porque es pequeño!”.
3 Jehová sintió pesar por esto. “No ocurrirá”, dijo Jehová.
4 Esto es lo que el Señor Soberano Jehová me hizo ver, y, ¡mire!, el Señor Soberano Jehová pedía una contención por medio de fuego; y este se puso a comer la vasta profundidad acuosa y se comió la porción de terreno. 5 Y procedí a decir: “Oh Señor Soberano Jehová, deténte, por favor. ¿Quién se levantará de Jacob? ¡Porque es pequeño!”.
6 Jehová sintió pesar por esto. “Eso tampoco ocurrirá”, dijo el Señor Soberano Jehová.
7 Esto es lo que me hizo ver, y, ¡mire!, Jehová estaba apostado en un muro [hecho con] plomada, y había una plomada en su mano. 8 Entonces Jehová me dijo: “¿Qué ves, Amós?”. De modo que dije: “Una plomada”. Y Jehová pasó a decir: “Aquí voy a colocar una plomada en medio de mi pueblo Israel. Ya no volveré a excusarlo. 9 Y los lugares altos de Isaac ciertamente serán desolados, y los santuarios mismos de Israel serán devastados; y yo ciertamente me levantaré contra la casa de Jeroboán con una espada”.
10 Y Amasías el sacerdote de Betel procedió a enviar [palabra] a Jeroboán el rey de Israel, y dijo: “Amós ha conspirado contra ti dentro de la misma casa de Israel. La tierra no puede soportar todas sus palabras. 11 Porque esto es lo que ha dicho Amós: ‘A espada Jeroboán morirá; y en lo que respecta a Israel, sin falta irá al destierro desde su propio suelo’”.
12 Y Amasías procedió a decir a Amós: “Oh hombre de visiones, anda, vete corriendo a la tierra de Judá, y allí come pan, y allí puedes profetizar. 13 Pero en Betel ya no debes volver a profetizar, porque es el santuario de un rey y es la casa de un reino”.
14 Entonces Amós contestó y dijo a Amasías: “Yo no era profeta, ni era hijo de profeta; sino que era guarda de ganado y punzador de higos de sicómoros. 15 Y Jehová procedió a tomarme de seguir tras el rebaño, y Jehová pasó a decirme: ‘Ve, profetiza a mi pueblo Israel’. 16 Y ahora oye la palabra de Jehová: ‘¿Dices: “No debes profetizar contra Israel, y no debes dejar que [palabra] alguna caiga contra la casa de Isaac”? 17 Por lo tanto, esto es lo que ha dicho Jehová: “En lo que respecta a tu esposa, en la ciudad llegará a ser una prostituta. Y en lo que respecta a tus hijos y tus hijas, a espada caerán. Y en lo que respecta a tu suelo, por la soga de medir será repartido. Y en lo que respecta a ti mismo, en suelo inmundo morirás; y en lo que respecta a Israel, sin falta irá al destierro desde su propio suelo”’”.

Leave a comment

Filed under BIBLIA, SANTAS ESCRITURAS, LIBRO BIBLIBO DE AMOS, PROFETA DE JEHOVÁ

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s