LIBRO 29, JOEL 3

“Porque, ¡mira!, en aquellos días y en aquel tiempo, cuando traiga de vuelta a los cautivos de Judá y Jerusalén, 2 también ciertamente juntaré a todas las naciones y las haré bajar a la llanura baja de Jehosafat; y ciertamente me pondré en juicio con ellas allí a causa de mi pueblo y mi herencia Israel, a quienes esparcieron entre las naciones; y repartieron mi propia tierra. 3 Y por mi pueblo siguieron echando suertes; y daban un niño varón por una prostituta, y a una niña la vendían por vino, para beber.
4 ”Y, también, ¿qué tienen que ver ustedes conmigo, oh Tiro y Sidón y todas ustedes las regiones de Filistea? ¿Es el trato que me dan como recompensa? Y si ustedes me dan tal trato, veloz, rápidamente pagaré su trato sobre sus cabezas. 5 Porque ustedes han tomado mi propia plata y mi propio oro, y han llevado mis propias cosas buenas deseables a sus templos; 6 y a los hijos de Judá y a los hijos de Jerusalén los han vendido a los hijos de los griegos, con el propósito de alejarlos de su propio territorio; 7 miren, voy a despertarlos [para que vengan] del lugar al cual ustedes los han vendido, y ciertamente pagaré el trato de ustedes sobre sus propias cabezas. 8 Y ciertamente venderé sus hijos y sus hijas en mano de los hijos de Judá, y ellos tendrán que venderlos a los hombres de Seba, a una nación lejana; porque Jehová mismo [lo] ha hablado.
9 ”Proclamen esto entre las naciones: ‘¡Santifiquen guerra! ¡Despierten a los hombres poderosos! ¡Que se acerquen! ¡Que suban, todos los hombres de guerra! 10 Batan sus rejas de arado en espadas, y sus podaderas en lanzas. En cuanto al débil, que diga: “Soy hombre poderoso”. 11 Presten su ayuda y vengan, todas las naciones de en derredor, y júntense’.”
A aquel lugar, oh Jehová, haz bajar a tus poderosos.
12 “Que las naciones sean despertadas y suban a la llanura baja de Jehosafat; porque allí me sentaré para juzgar a todas las naciones de en derredor.
13 ”Metan una hoz, porque la mies ha madurado. Vengan, desciendan, porque [el] lagar se ha llenado. Las tinas del lagar realmente rebosan; porque la maldad de ellos se ha hecho abundante. 14 Muchedumbres, muchedumbres están en la llanura baja de la decisión, porque el día de Jehová está cerca en la llanura baja de la decisión. 15 El sol y la luna mismos ciertamente se oscurecerán, y las estrellas mismas realmente retirarán su resplandor. 16 Y desde Sión Jehová mismo rugirá, y desde Jerusalén dará su voz. Y el cielo y la tierra ciertamente se mecerán; pero Jehová será un refugio para su pueblo, y una plaza fuerte para los hijos de Israel. 17 Y ustedes tendrán que saber que yo soy Jehová su Dios, que resido en Sión, mi santa montaña. Y Jerusalén tiene que llegar a ser un lugar santo; y en lo que respecta a extraños, ya no pasarán por ella.
18 ”Y en aquel día tiene que ocurrir que las montañas gotearán vino dulce, y las colinas mismas manarán leche, y los cauces mismos de Judá manarán agua. Y de la casa de Jehová saldrá un manantial, y tendrá que regar el valle torrencial de los Árboles de Acacia. 19 En lo que respecta a Egipto, un yermo desolado llegará a ser; y en lo que respecta a Edom, un desierto de yermo desolado llegará a ser, debido a la violencia [hecha] a los hijos de Judá, en cuya tierra derramaron sangre inocente. 20 Pero en cuanto a Judá, hasta tiempo indefinido será habitada, y Jerusalén, hasta generación tras generación. 21 Y ciertamente consideraré inocente su sangre que no había considerado inocente; y Jehová estará residiendo en Sión.”

Leave a comment

Filed under BIBLIA, SANTAS ESCRITURAS, LIBRO DE JOEL, PROFETA DE JEHOVÁ

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s