LIBRO 27 DANIEL 12

12 ”Y durante aquel tiempo se pondrá de pie Miguel, el gran príncipe que está plantado a favor de los hijos de tu pueblo. Y ciertamente ocurrirá un tiempo de angustia como el cual no se ha hecho que ocurra uno desde que hubo nación hasta aquel tiempo. Y durante aquel tiempo tu pueblo escapará, todo el que se halle escrito en el libro. 2 Y habrá muchos de los que están dormidos en el suelo de polvo que despertarán, estos a vida de duración indefinida y aquellos a oprobios [y] a aborrecimiento de duración indefinida. (La esperzanza de la resurreccion es una promesa clara en varias partes de la Biblia, para Abrahan era una esperanza clara, para Job, Pablo y sobre todo para nuestro señor Jesucristo de acuerdo a Juan 5:28y29)
3 ”Y los que tengan perspicacia brillarán como el resplandor de la expansión; y los que traigan a los muchos a la justicia, como las estrellas hasta tiempo indefinido, aun para siempre. (El cuerpo governante  o el Esclavo Fiel y Discreto brillan en expamsion, gracias a ellos hoy podemos conocer con mas claridad el proposito de Jehová, Gracias a Jehová mediante Jesus.)
4 ”Y en cuanto a ti, oh Daniel, haz secretas las palabras y sella el libro, hasta el tiempo de[l] fin. Muchos discurrirán, y el [verdadero] conocimiento se hará abundante”. (Las palabras quedarón selladas hasta el tiempo del fin, hoy gracias a Jah podemos tener un cuadro mas completo de todo lo que las profecias de Daniel nos enseñan y los secretos que guardaban, Hoy Jehová da este conocimiento verdadero a quienes discurren en busca de el)
5 Y yo vi, yo Daniel, y, ¡mire!, había otros dos de pie, uno en la margen de acá de la corriente y el otro en la margen de allá de la corriente. 6 Entonces uno dijo al hombre vestido del lino, quien estaba arriba sobre las aguas de la corriente: “¿Cuánto pasará hasta el fin de las cosas maravillosas?”. 7 Y empecé a oír al hombre que estaba vestido del lino, quien estaba arriba sobre las aguas de la corriente, mientras él procedió a levantar la [mano] derecha y la [mano] izquierda a los cielos y a jurar por Aquel que está vivo para tiempo indefinido: “Será por un tiempo señalado, tiempos señalados y medio. Y tan pronto como haya habido un fin del hacer añicos el poder del pueblo santo, todas estas cosas llegarán a su fin”. ( Se refiere a 3 tiempos y medio o 1260 dias o 360diasx3.5tiempos La profecía es muy explícita respecto a cuándo terminarían los 1.260 días: en el momento en que se produjera “un fin del hacer añicos el poder del pueblo santo”. A mediados de 1918, algunos miembros destacados de la Sociedad Watch Tower Bible and Tract, incluido su presidente, J. F. Rutherford, fueron declarados culpables sobre la base de acusaciones falsas, sentenciados a largas penas de prisión y encarcelados. Los santos de Dios, en efecto, vieron su obra ‘hecha añicos’ y quebrantado su poder. Si contamos tres años y medio desde mediados de 1918 hacia atrás, llegamos a finales de 1914. En esa época, el pequeño grupo de ungidos se estaba preparando para el azote de la persecución. La I Guerra Mundial había estallado, y la oposición a su obra era cada vez mayor. Los ungidos incluso basaron el texto del año para 1915 en la pregunta de Cristo a sus discípulos: “¿Podéis beber de mi copa?” (Mateo 20:22, Versión del Rey Jacobo). Como se predijo en Revelación 11:3, el período de 1.260 días que siguió fue un tiempo de duelo para los ungidos, como si profetizaran vestidos de saco. La persecución se intensificó. Algunos de ellos fueron encarcelados, otros atacados por turbas, y hubo quienes sufrieron torturas. Muchos se desalentaron por la muerte del primer presidente de la Sociedad, C. T. Russell, acaecida en 1916. Sin embargo, ¿qué tenía que ocurrir tras ese funesto período, el cual concluyó cuando se dio muerte a aquellos santos en el sentido de que se acabó con la organización predicadora que componían?
8 Ahora bien, en cuanto a mí, oí, pero no pude entender, así que dije: “Oh mi señor, ¿qué será la parte final de estas cosas?”.
9 Y él pasó a decir: “Anda, Daniel, porque las palabras quedan secretas y selladas hasta el tiempo de[l] fin. 10 Muchos se limpiarán y se emblanquecerán y serán refinados. Y los inicuos ciertamente actuarán inicuamente, y absolutamente ningún inicuo entenderá; pero los que tengan perspicacia entenderán. (*** dp cap. 17 pág. 297 párr. 20 Se identifica a los adoradores verdaderos en el tiempo del fin ***Había una esperanza segura para los santos. No se acabaría con ellos; antes bien, serían emblanquecidos, bendecidos con una condición limpia ante Jehová Dios (Malaquías 3:1-3). Su perspicacia en asuntos espirituales les permitiría mantenerse puros a los ojos de Dios. Los inicuos, en cambio, no querrían entender las cuestiones espirituales. Pero ¿cuándo tendría lugar esa situación?)
11 ”Y desde el tiempo en que el [rasgo] constante (O: “el [sacrificio] continuo”. Heb.: hat·ta·mídh; Vg: “el sacrificio continuo”; LXX: “el sacrificio”. SE REFIERE A LA PREDICACION*** dp cap. 17 págs. 297-298 párr. 21 Se identifica a los adoradores verdaderos en el tiempo del fin *** “El rasgo constante” —o “el sacrificio continuo”— había de ser eliminado (Daniel 12:11, nota). ¿A qué sacrificio se refirió el ángel? No al sacrificio de animales efectuado en algún templo terrestre. De hecho, hasta el templo que antiguamente se alzaba en Jerusalén no era sino una “copia de la realidad”, siendo esta el gran templo espiritual de Jehová. Dicho templo empezó a funcionar en el año 29 E.C., cuando Cristo llegó a ser su Sumo Sacerdote, y representa la provisión de Dios para la adoración pura. En él no se precisan continuas ofrendas por el pecado, pues “Cristo fue ofrecido una vez para siempre para cargar con los pecados de muchos” (Hebreos 9:24-28). Sin embargo, todos los cristianos verdaderos ofrecen sacrificios en ese templo. El apóstol Pablo escribió: “Mediante él [Cristo] ofrezcamos siempre a Dios sacrificio de alabanza, es decir, el fruto de labios que hacen declaración pública de su nombre” (Hebreos 13:15). Por tanto, la primera condición de la profecía —que se eliminara “el rasgo constante”— se dio a mediados de 1918, cuando prácticamente se suspendió la obra de predicar.)
haya sido removido, y haya habido una colocación de la cosa repugnante que está causando desolación, habrá mil doscientos noventa días.(Como vimos al analizar Daniel 11:31, esa “cosa repugnante” fue primero la Sociedad de Naciones, la cual resurgió con posterioridad convertida en las Naciones Unidas. Ambas son repugnantes en el sentido de que se les ha aclamado como la única esperanza para la paz en la Tierra, de modo que en el sentir de mucha gente tales instituciones ocupan en realidad el lugar del Reino de Dios. La creación de la Sociedad de Naciones se propuso oficialmente en enero de 1919. Por lo tanto, en ese momento se dieron las dos condiciones a las que alude Daniel 12:11. Los 1.290 días, pues, comenzaron a principios de 1919 y se prolongaron hasta el otoño (en el hemisferio norte) de 1922.)
12 ”¡Feliz es el que se mantiene en expectación y que llega a los mil trescientos treinta y cinco días! (*** dp cap. 17 págs. 303-304 párrs. 24-27 Se identifica a los adoradores verdaderos en el tiempo del fin ***
¿Alcanzaron los santos un estado de felicidad hacia el final de ese plazo? Sí, en varios aspectos espirituales importantes.
25 Incluso después de la asamblea de 1922 (véase fotografía en la pág. 302), algunos santos de Dios seguían añorando el pasado. En sus reuniones aún seguían estudiando básicamente la Biblia y los tomos de Estudios de las Escrituras, redactados por C. T. Russell. En ese entonces existía la creencia común de que en 1925 comenzaría la resurrección y se restauraría el Paraíso en la Tierra, por lo que muchos de ellos servían a Dios pensando en una fecha fija. Algunos se negaron con orgullo a tomar parte en la predicación pública. De modo que esa no era una situación feliz.
26 Sin embargo, las cosas empezaron a cambiar en el transcurso de los 1.335 días. La predicación cobró auge con la adopción de medidas que permitieron la participación regular de todos los cristianos en el ministerio del campo. Se programaron reuniones para el estudio semanal de la revista The Watch Tower. En el número del 1 de marzo de 1925 apareció el histórico artículo “Nacimiento de la nación”, el cual dio al pueblo de Dios una comprensión plena de lo que había ocurrido de 1914 a 1919. Una vez que pasó el año 1925, los santos ya no sirvieron a Dios con la mira puesta en una fecha límite inminente y concreta. Más bien, entendieron que lo primordial era la santificación del nombre de Jehová. Esta verdad esencial se resaltó como nunca antes en el artículo “¿Quién quiere honrar a Jehová?”, aparecido en The Watch Tower del 1 de enero de 1926 (en español, La Torre del Vigía, marzo y abril de 1926). En la asamblea de mayo de 1926 se presentó la obra Deliverance (en español, Liberación) (véase la pág. 302), el primero de una serie de libros ideados para reemplazar a los Estudios de las Escrituras. Ya sin nostalgia del pasado, los santos miraron con confianza al futuro y al trabajo que tenían ante sí. Por tanto, tal como se había profetizado, al término de los 1.335 días la situación de los santos era feliz.
27 Claro está que no todos aguantaron esos tiempos turbulentos. Esa fue, al parecer, la razón de que el ángel subrayara la importancia de ‘mantenerse en expectación’. A los que aguantaron y se mantuvieron en expectación se les colmó de bendiciones, y un repaso del capítulo 12 de Daniel lo demuestra. Como se predijo, los ungidos fueron reanimados o resucitados en sentido espiritual. Se les otorgó una gran perspicacia para entender la Palabra de Dios, pues se les facultó para ‘discurrir’ respecto a ella y, con la guía del espíritu santo, desentrañar secretos guardados desde la antigüedad. Jehová los limpió y los hizo brillar como estrellas en sentido espiritual, de modo que condujeron a muchas personas a una condición justa ante Jehová Dios.)
13 ”Y en cuanto a ti mismo, ve hacia el fin; y descansarás, pero te pondrás de pie para tu porción al fin de los días”.
[Notas] (*** dp cap. 18 págs. 308-309 párr. 5 Jehová promete a Daniel una magnífica recompensa ***
5 “Ve hacia el fin.” Esta declaración animadora del ángel sin duda fortaleció mucho a Daniel, y puede que nos recuerde las palabras que Jesucristo pronunció unos seis siglos más tarde: “El que haya aguantado hasta el fin es el que será salvo” (Mateo 24:13). Es evidente que Daniel aguantó hasta el fin. Corrió fielmente la carrera hacia la vida hasta la misma meta, y esa podría ser una de las razones por las que, tiempo después, la Palabra de Dios lo mencionó favorablemente (Hebreos 11:32, 33). ¿Qué le permitió aguantar hasta el fin? En su trayectoria personal hallamos la respuesta. *** dp cap. 18 págs. 312-313 Jehová promete a Daniel una magnífica recompensa ***“DESCANSARÁS”
13 A continuación, el ángel le aseguró a Daniel: “Descansarás” (Daniel 12:13). ¿Qué quiso decir? Pues bien, Daniel sabía que le aguardaba la muerte, el fin ineludible de todos los seres humanos desde el tiempo de Adán hasta el presente. Con buena razón la Biblia la llama un “enemigo” (1 Corintios 15:26). Ahora bien, la perspectiva de la muerte tenía para Daniel un significado muy distinto del que tenía para los babilonios que lo rodeaban. Sumidos en el complicado culto de unas cuatro mil deidades falsas, para estos la muerte suscitaba toda clase de temores. Pensaban que quienes habían sido infelices o habían sufrido una muerte violenta se convertían al morir en espíritus vengativos que acosaban a los vivos. Los babilonios creían asimismo en un aterrador mundo subterráneo habitado por horribles monstruos con formas humanas y animales.
14 La muerte no significaba nada de aquello para Daniel. Centenares de años antes, el rey Salomón había dicho por inspiración divina: “En cuanto a los muertos, ellos no tienen conciencia de nada en absoluto” (Eclesiastés 9:5). Y respecto a quien muere, el salmista había cantado: “Sale su espíritu, él vuelve a su suelo; en ese día de veras perecen sus pensamientos” (Salmo 146:4). Por lo tanto, Daniel sabía que el ángel estaba en lo cierto. La muerte significaba descanso, no pensamientos ni lamentaciones ni tormentos, y mucho menos monstruos. Jesucristo lo expresó de modo parecido cuando Lázaro murió, pues dijo: “Nuestro amigo Lázaro está descansando”*** dp cap. 18 pág. 315 párr. 18 Jehová promete a Daniel una magnífica recompensa ***
18 El libro de Daniel se cierra con una de las promesas más hermosas que Dios haya hecho a un ser humano. El ángel de Jehová le dijo a Daniel: “Te pondrás de pie para tu porción al fin de los días”. ¿Qué quiso decir? Pues bien, en vista de que el ‘descanso’ al que acababa de referirse era la muerte, la promesa de que Daniel ‘se pondría de pie’ en un futuro no puede tener más que un significado: resurrección. De hecho, algunos biblistas han afirmado que el capítulo 12 de Daniel contiene la primera referencia explícita de las Escrituras Hebreas a la resurrección (Daniel 12:2)

Leave a comment

Filed under BIBLIA, SANTAS ESCRITURAS, LIBRO DE DANIEL, PROFETA DE JEHOVÁ, PROPHET FROM JEHOVAH

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s