Category Archives: LIBRO DE DANIEL

DANIEL
(Mi Juez Es Dios).
1. Segundo hijo de David nacido en Hebrón; su madre fue Abigail. (1Cr 3:1.) En 2 Samuel 3:3 se le llama Kileab. Después del asesinato de Amnón, el primogénito, Daniel pudo haber esperado que le correspondiese la sucesión al trono, pero no se hace referencia alguna de que intentara usurparlo, lo que parece indicar que respetaba el nombramiento divino de Salomón o que había muerto antes que David.
2. Sobresaliente profeta de Jehová que pertenecía a la tribu de Judá, y escritor del libro que lleva su nombre. Se sabe muy poco de su juventud, si bien se dice que se le llevó a Babilonia, probablemente cuando era un príncipe adolescente, junto con otros miembros de la realeza y de la nobleza. (Da 1:3-6.) Esto ocurrió en el tercer año (como rey tributario a Babilonia) del reinado de Jehoiaquim, año que dio comienzo en la primavera del 618 a. E.C. (Da 1:1.) Después de la ignominiosa muerte de Jehoiaquim, su hijo Joaquín gobernó durante unos meses antes de rendirse. A principios del año 617 a. E.C. Nabucodonosor se llevó al cautiverio a Joaquín y otros “hombres de nota”, así como al joven Daniel. (2Re 24:15.)
Bajo el dominio babilonio. Aunque muchos de los exiliados vivían cerca del río Kebar, fuera de la ciudad de Babilonia, se escogió a Daniel y sus tres compañeros para un aprendizaje especial de la escritura y lengua caldeas durante tres años, a fin de equiparlos para funciones de gobierno. Como era costumbre, les pusieron nombres babilonios: a Daniel le llamaron Beltsasar conforme al nombre del dios de Nabucodonosor. (Da 1:7; 4:8; véase BELTSASAR.) Como Daniel no quería contaminarse con los alimentos que le habían preparado —entre los que podía haber algunos prohibidos por la ley mosaica o tal vez profanados con rituales paganos—, pidió que su dieta y la de sus compañeros se limitara a verduras y agua. Jehová Dios les dio “conocimiento y perspicacia en toda escritura y sabiduría; y Daniel mismo tenía entendimiento en toda suerte de visiones y sueños”. (Da 1:17.) Cuando el rey los examinó una vez concluidos los tres años, los halló “diez veces mejores que todos los sacerdotes practicantes de magia y los sortílegos que había en toda su región real”. (Da 1:20.)
Daniel continuó al servicio de la corte real hasta la caída de Babilonia. Daniel 1:19 dice que sus tres compañeros también “continuaron estando de pie delante del rey” de Babilonia, pero no se especifica si todavía vivían cuando cayó el imperio y permanecían en el cargo como Daniel, que después estuvo en la corte persa hasta, por lo menos, el tercer año de Ciro. (Da 10:1.)
Los sueños de Nabucodonosor. En el segundo año de su reinado (probablemente contando desde la caída de Jerusalén en 607 a. E.C.), Nabucodonosor tuvo un sueño que ‘agitó su espíritu’. Como todos los sabios fueron incapaces de revelarlo, Daniel se presentó ante el rey y, no solo le contó el sueño por revelación divina, sino que lo interpretó, gracias a lo cual salvó su vida y la de los otros sabios. Este suceso hizo que Nabucodonosor nombrara a Daniel “gobernante sobre todo el distrito jurisdiccional de Babilonia y el prefecto principal sobre todos los sabios de Babilonia”. (Da 2:48.) Sus tres compañeros recibieron puestos encumbrados fuera de la corte, mientras que Daniel sirvió en la misma corte del rey.
No se sabe con certeza por qué Daniel no se vio implicado en la cuestión de integridad a la que se enfrentaron sus compañeros Sadrac, Mesac y Abednego cuando se les mandó que adorasen la imagen de oro colocada en la llanura de Dura (Da 3); la Biblia no dice nada al respecto. El proceder previo de Daniel, así como su lealtad posterior a Dios —incluso en peligro de muerte, como se narra en el capítulo 6—, nos da completa seguridad de que si hubiera estado presente, y sin importar las circunstancias, no habría transigido arrodillándose ante la imagen. Además, la Biblia presenta a Daniel como un siervo aprobado de Dios y se menciona su nombre junto a los de Noé y Job. (Eze 14:14, 20; Mt 24:15; Heb 11:32, 33.)
Tiempo después, Daniel interpretó el sueño de Nabucodonosor sobre un inmenso árbol que fue cortado y al que después se le permitió brotar de nuevo. Este árbol representaba al gran monarca babilonio (en la aplicación más inmediata de la profecía). (Da 4:20-22.) Nabucodonosor permanecería en un estado de locura por siete años y luego recobraría el juicio y también su reino. Fue el propio Nabucodonosor quien dio testimonio de que esto en realidad le sucedió por mano de Dios al parecerle bien proclamar por todo el reino la experiencia. (Da 4:1, 2.)
Visiones. Daniel recibió dos visiones (Da 7, 8) durante el primer y el tercer año de Belsasar. Diferentes animales representaron en estas visiones a las potencias mundiales que se irían sucediendo hasta el tiempo en que serían destruidas y se daría la gobernación celestial a “alguien como un hijo del hombre”. (Da 7:11-14.) No se sabe con certeza si al recibir la visión del capítulo 8, Daniel estaba de hecho en Susa o se vio a sí mismo allí como parte de la visión. Parece ser que, tras la muerte de Nabucodonosor, por largo tiempo se usó poco a Daniel como consejero, si es que en alguna ocasión se volvió a acudir a él, de manera que la reina (probablemente la reina madre) tuvo que hablar de él a Belsasar cuando ninguno de sus sabios fue capaz de interpretar la portentosa escritura que apareció sobre la pared del palacio en la ocasión en que este monarca ofrecía un festín desenfrenado y blasfemo. Como se le había prometido, “por heraldo anunciaron, acerca de él, que había de llegar a ser el tercer gobernante en el reino”; Nabonido era el primero y su hijo Belsasar, el segundo. Aquella misma noche la ciudad cayó ante los medos y los persas y Belsasar fue asesinado. (Da 5:1, 10-31.)
Bajo el dominio medopersa. Durante el reinado de Darío el medo, Daniel fue uno de los tres altos oficiales nombrados sobre los 120 sátrapas que tenían que gobernar el reino. Gracias al favor divino, se distinguió notablemente por su servicio en el gobierno, hasta el grado de estar a punto de ser elevado sobre todo el reino cuando la envidia y los celos hicieron que otros oficiales tramaran su muerte. La ley que indujeron al rey a promulgar tenía que ver con la adoración de Daniel a Dios, ya que no podían encontrar en él ninguna otra falta. El rey aplicó la ley de mala gana (la costumbre no permitía cambiar una ley) y envió a Daniel al foso de los leones. Debido a la firme integridad y fe de Daniel, Jehová envió a su ángel para librarle de los leones. Luego Darío ajustició a los conspiradores haciendo que fuesen devorados por los mismos leones. (Da 6.)
En el primer año de Darío, Daniel discernió por los escritos de Jeremías que se aproximaba el fin de los setenta años de desolación de Jerusalén. (Jer 25:11, 12.) Reconoció con humildad los pecados de su pueblo y oró para que Jehová hiciese brillar su rostro sobre el santuario desolado de Jerusalén. (Da 9:1, 2, 17.) Se le favoreció con una revelación transmitida por medio de Gabriel, quien le dio la profecía de las setenta semanas, una profecía que fijaba con exactitud el año de la llegada del Mesías. Felizmente, Daniel vivió para ver el regreso de los judíos con Zorobabel en 537 a. E.C., pero no se dice que los acompañase. En el transcurso del tercer año de Ciro (536 a. E.C.), Daniel recibió una visión de un ángel que, cuando iba a revelársela, había tenido que contender con el príncipe de Persia. El ángel reveló lo que le sucedería al pueblo de Daniel “en la parte final de los días, porque es una visión todavía para los días venideros”. (Da 10:14.) Empezando con los reyes de Persia, se escribió historia por adelantado. La profecía señaló que la escena mundial llegaría a estar dominada por dos potencias políticas opuestas: “el rey del norte” y “el rey del sur”, y que esta situación se mantendría así hasta que Miguel se pusiese de pie, a lo que seguiría un tiempo de gran aflicción. (Da 11, 12.)
Puede que Daniel no haya vivido mucho después del tercer año de Ciro, pues, si era un adolescente cuando se le llevó a Babilonia en 617 a. E.C., debió ser casi centenario cuando escribió la visión de los capítulos 10 al 12 de su libro. Las palabras del ángel a Daniel: “En cuanto a ti mismo, ve hacia el fin; y descansarás, pero te pondrás de pie para tu porción al fin de los días”, parecen dar a entender que su vida estaba próxima a terminar, pero que con seguridad resucitaría. (Da 12:13.)
Daniel el escritor. En Mateo 24:15 Jesús menciona a Daniel por nombre, mientras que en Hebreos 11:33 se halla una clara alusión a su persona. La crítica moderna no puede demostrar que el libro canónico de Daniel haya sido redactado por uno o más escritores del tiempo de los macabeos. Sin embargo, hay tres inserciones apócrifas que corresponden a otra pluma, a saber: el “Cántico de los tres jóvenes”, la “Historia de Susana” y la “Historia de Bel y el dragón”. Estos y otros escritos en los que se recogen hazañas y enseñanzas atribuidas a Daniel cuadran mejor con las fábulas que giran en torno a su gran fama, y su contenido no es nada fiable. (Véase APÓCRIFOS, LIBROS; también DANIEL, LIBRO DE.)
3. Sacerdote levita de la casa de Itamar que en el año 468 a. E.C. acompañó a Esdras a Jerusalén. (Esd 8:2.) Es posible que él mismo o uno de sus descendientes participase en la firma de la confesión que se redactó durante el gobierno de Nehemías (Ne 10:6); no es el profeta Daniel, que era de la tribu de Judá. (Da 1:6.)

LIBRO 28, OSEAS 10

“Israel es una vid que degenera. Sigue produciendo fruto para sí mismo. En proporción con la abundancia de su fruto ha multiplicado [sus] altares. En proporción con lo bueno de su tierra, erigieron buenas columnas. 2 El corazón de ellos se ha hecho hipócrita; ahora se les hallará culpables.
”Hay uno que quebrará sus altares; él despojará con violencia sus columnas. 3 Porque ahora dirán: ‘No tenemos rey, porque no hemos temido a Jehová. Y en lo que respecta al rey, ¿qué hará él para nosotros?’.
4 ”Hablan palabras, haciendo juramentos falsos, celebrando un pacto; y el juicio ha brotado como una planta venenosa en los surcos del campo abierto. 5 Por el becerro [idolátrico] de Bet-aven los residentes de Samaria se asustarán; porque por él su pueblo ciertamente estará de duelo, así como sus sacerdotes de dioses extranjeros [que] solían estar gozosos por él, a causa de su gloria, porque se habrá ido al destierro lejos de él. 6 Hasta a él alguien lo llevará a Asiria misma como regalo a un gran rey. Vergüenza es lo que Efraín mismo conseguirá, e Israel se avergonzará de su consejo. 7 Samaria [y] su rey ciertamente serán reducidos a silencio, como una ramita arrancada sobre la superficie de aguas. 8 Y los lugares altos de [Bet-]aven, el pecado de Israel, realmente serán aniquilados. Espinos y cardos mismos crecerán en sus altares. Y la gente en realidad dirá a las montañas: ‘¡Cúbrannos!’, y a las colinas: ‘¡Caigan sobre nosotros!’.
9 ”Desde los días de Guibeah has pecado, oh Israel. Allí se detuvieron. En Guibeah la guerra contra los hijos de la injusticia no llegó a alcanzarlos. 10 Cuando sea mi deseo vehemente, también los disciplinaré. Y contra ellos ciertamente serán reunidos pueblos cuando haya un enjaezarlos a sus dos errores.
11 ”Y Efraín era una novilla entrenada que amaba el trillar; y yo, por mi parte, pasé sobre su bien parecido cuello. Hago [que alguien] monte a Efraín. Judá ara; Jacob grada para él. 12 Siembren semilla para ustedes en justicia; sieguen de acuerdo con bondad amorosa. Labren para ustedes tierra cultivable, cuando hay tiempo para buscar a Jehová, hasta que él venga y les dé instrucción en justicia.
13 ”Ustedes han arado iniquidad. Injusticia es lo que han segado. Han comido el fruto del engaño, porque has confiado en tu camino, en la multitud de tus poderosos. 14 Y un alboroto se ha levantado entre tu pueblo, y todas tus propias ciudades fortificadas serán despojadas con violencia, como con el violento despojo de la casa de Arbel por Salmán, en el día de la batalla [cuando] una madre misma fue estrellada junto con [sus] propios hijos. 15 De este modo uno ciertamente les hará a ustedes, oh Betel, debido a su extrema maldad. Al rayar el alba el rey de Israel positivamente tendrá que ser reducido a silencio.”

Leave a comment

Filed under BIBLIA, SANTAS ESCRITURAS, LIBRO DE DANIEL, LIBRO DE OSEAS, PROFETA DE JEHOVÁ

LIBRO 27 DANIEL 12

12 ”Y durante aquel tiempo se pondrá de pie Miguel, el gran príncipe que está plantado a favor de los hijos de tu pueblo. Y ciertamente ocurrirá un tiempo de angustia como el cual no se ha hecho que ocurra uno desde que hubo nación hasta aquel tiempo. Y durante aquel tiempo tu pueblo escapará, todo el que se halle escrito en el libro. 2 Y habrá muchos de los que están dormidos en el suelo de polvo que despertarán, estos a vida de duración indefinida y aquellos a oprobios [y] a aborrecimiento de duración indefinida. (La esperzanza de la resurreccion es una promesa clara en varias partes de la Biblia, para Abrahan era una esperanza clara, para Job, Pablo y sobre todo para nuestro señor Jesucristo de acuerdo a Juan 5:28y29)
3 ”Y los que tengan perspicacia brillarán como el resplandor de la expansión; y los que traigan a los muchos a la justicia, como las estrellas hasta tiempo indefinido, aun para siempre. (El cuerpo governante  o el Esclavo Fiel y Discreto brillan en expamsion, gracias a ellos hoy podemos conocer con mas claridad el proposito de Jehová, Gracias a Jehová mediante Jesus.)
4 ”Y en cuanto a ti, oh Daniel, haz secretas las palabras y sella el libro, hasta el tiempo de[l] fin. Muchos discurrirán, y el [verdadero] conocimiento se hará abundante”. (Las palabras quedarón selladas hasta el tiempo del fin, hoy gracias a Jah podemos tener un cuadro mas completo de todo lo que las profecias de Daniel nos enseñan y los secretos que guardaban, Hoy Jehová da este conocimiento verdadero a quienes discurren en busca de el)
5 Y yo vi, yo Daniel, y, ¡mire!, había otros dos de pie, uno en la margen de acá de la corriente y el otro en la margen de allá de la corriente. 6 Entonces uno dijo al hombre vestido del lino, quien estaba arriba sobre las aguas de la corriente: “¿Cuánto pasará hasta el fin de las cosas maravillosas?”. 7 Y empecé a oír al hombre que estaba vestido del lino, quien estaba arriba sobre las aguas de la corriente, mientras él procedió a levantar la [mano] derecha y la [mano] izquierda a los cielos y a jurar por Aquel que está vivo para tiempo indefinido: “Será por un tiempo señalado, tiempos señalados y medio. Y tan pronto como haya habido un fin del hacer añicos el poder del pueblo santo, todas estas cosas llegarán a su fin”. ( Se refiere a 3 tiempos y medio o 1260 dias o 360diasx3.5tiempos La profecía es muy explícita respecto a cuándo terminarían los 1.260 días: en el momento en que se produjera “un fin del hacer añicos el poder del pueblo santo”. A mediados de 1918, algunos miembros destacados de la Sociedad Watch Tower Bible and Tract, incluido su presidente, J. F. Rutherford, fueron declarados culpables sobre la base de acusaciones falsas, sentenciados a largas penas de prisión y encarcelados. Los santos de Dios, en efecto, vieron su obra ‘hecha añicos’ y quebrantado su poder. Si contamos tres años y medio desde mediados de 1918 hacia atrás, llegamos a finales de 1914. En esa época, el pequeño grupo de ungidos se estaba preparando para el azote de la persecución. La I Guerra Mundial había estallado, y la oposición a su obra era cada vez mayor. Los ungidos incluso basaron el texto del año para 1915 en la pregunta de Cristo a sus discípulos: “¿Podéis beber de mi copa?” (Mateo 20:22, Versión del Rey Jacobo). Como se predijo en Revelación 11:3, el período de 1.260 días que siguió fue un tiempo de duelo para los ungidos, como si profetizaran vestidos de saco. La persecución se intensificó. Algunos de ellos fueron encarcelados, otros atacados por turbas, y hubo quienes sufrieron torturas. Muchos se desalentaron por la muerte del primer presidente de la Sociedad, C. T. Russell, acaecida en 1916. Sin embargo, ¿qué tenía que ocurrir tras ese funesto período, el cual concluyó cuando se dio muerte a aquellos santos en el sentido de que se acabó con la organización predicadora que componían?
8 Ahora bien, en cuanto a mí, oí, pero no pude entender, así que dije: “Oh mi señor, ¿qué será la parte final de estas cosas?”.
9 Y él pasó a decir: “Anda, Daniel, porque las palabras quedan secretas y selladas hasta el tiempo de[l] fin. 10 Muchos se limpiarán y se emblanquecerán y serán refinados. Y los inicuos ciertamente actuarán inicuamente, y absolutamente ningún inicuo entenderá; pero los que tengan perspicacia entenderán. (*** dp cap. 17 pág. 297 párr. 20 Se identifica a los adoradores verdaderos en el tiempo del fin ***Había una esperanza segura para los santos. No se acabaría con ellos; antes bien, serían emblanquecidos, bendecidos con una condición limpia ante Jehová Dios (Malaquías 3:1-3). Su perspicacia en asuntos espirituales les permitiría mantenerse puros a los ojos de Dios. Los inicuos, en cambio, no querrían entender las cuestiones espirituales. Pero ¿cuándo tendría lugar esa situación?)
11 ”Y desde el tiempo en que el [rasgo] constante (O: “el [sacrificio] continuo”. Heb.: hat·ta·mídh; Vg: “el sacrificio continuo”; LXX: “el sacrificio”. SE REFIERE A LA PREDICACION*** dp cap. 17 págs. 297-298 párr. 21 Se identifica a los adoradores verdaderos en el tiempo del fin *** “El rasgo constante” —o “el sacrificio continuo”— había de ser eliminado (Daniel 12:11, nota). ¿A qué sacrificio se refirió el ángel? No al sacrificio de animales efectuado en algún templo terrestre. De hecho, hasta el templo que antiguamente se alzaba en Jerusalén no era sino una “copia de la realidad”, siendo esta el gran templo espiritual de Jehová. Dicho templo empezó a funcionar en el año 29 E.C., cuando Cristo llegó a ser su Sumo Sacerdote, y representa la provisión de Dios para la adoración pura. En él no se precisan continuas ofrendas por el pecado, pues “Cristo fue ofrecido una vez para siempre para cargar con los pecados de muchos” (Hebreos 9:24-28). Sin embargo, todos los cristianos verdaderos ofrecen sacrificios en ese templo. El apóstol Pablo escribió: “Mediante él [Cristo] ofrezcamos siempre a Dios sacrificio de alabanza, es decir, el fruto de labios que hacen declaración pública de su nombre” (Hebreos 13:15). Por tanto, la primera condición de la profecía —que se eliminara “el rasgo constante”— se dio a mediados de 1918, cuando prácticamente se suspendió la obra de predicar.)
haya sido removido, y haya habido una colocación de la cosa repugnante que está causando desolación, habrá mil doscientos noventa días.(Como vimos al analizar Daniel 11:31, esa “cosa repugnante” fue primero la Sociedad de Naciones, la cual resurgió con posterioridad convertida en las Naciones Unidas. Ambas son repugnantes en el sentido de que se les ha aclamado como la única esperanza para la paz en la Tierra, de modo que en el sentir de mucha gente tales instituciones ocupan en realidad el lugar del Reino de Dios. La creación de la Sociedad de Naciones se propuso oficialmente en enero de 1919. Por lo tanto, en ese momento se dieron las dos condiciones a las que alude Daniel 12:11. Los 1.290 días, pues, comenzaron a principios de 1919 y se prolongaron hasta el otoño (en el hemisferio norte) de 1922.)
12 ”¡Feliz es el que se mantiene en expectación y que llega a los mil trescientos treinta y cinco días! (*** dp cap. 17 págs. 303-304 párrs. 24-27 Se identifica a los adoradores verdaderos en el tiempo del fin ***
¿Alcanzaron los santos un estado de felicidad hacia el final de ese plazo? Sí, en varios aspectos espirituales importantes.
25 Incluso después de la asamblea de 1922 (véase fotografía en la pág. 302), algunos santos de Dios seguían añorando el pasado. En sus reuniones aún seguían estudiando básicamente la Biblia y los tomos de Estudios de las Escrituras, redactados por C. T. Russell. En ese entonces existía la creencia común de que en 1925 comenzaría la resurrección y se restauraría el Paraíso en la Tierra, por lo que muchos de ellos servían a Dios pensando en una fecha fija. Algunos se negaron con orgullo a tomar parte en la predicación pública. De modo que esa no era una situación feliz.
26 Sin embargo, las cosas empezaron a cambiar en el transcurso de los 1.335 días. La predicación cobró auge con la adopción de medidas que permitieron la participación regular de todos los cristianos en el ministerio del campo. Se programaron reuniones para el estudio semanal de la revista The Watch Tower. En el número del 1 de marzo de 1925 apareció el histórico artículo “Nacimiento de la nación”, el cual dio al pueblo de Dios una comprensión plena de lo que había ocurrido de 1914 a 1919. Una vez que pasó el año 1925, los santos ya no sirvieron a Dios con la mira puesta en una fecha límite inminente y concreta. Más bien, entendieron que lo primordial era la santificación del nombre de Jehová. Esta verdad esencial se resaltó como nunca antes en el artículo “¿Quién quiere honrar a Jehová?”, aparecido en The Watch Tower del 1 de enero de 1926 (en español, La Torre del Vigía, marzo y abril de 1926). En la asamblea de mayo de 1926 se presentó la obra Deliverance (en español, Liberación) (véase la pág. 302), el primero de una serie de libros ideados para reemplazar a los Estudios de las Escrituras. Ya sin nostalgia del pasado, los santos miraron con confianza al futuro y al trabajo que tenían ante sí. Por tanto, tal como se había profetizado, al término de los 1.335 días la situación de los santos era feliz.
27 Claro está que no todos aguantaron esos tiempos turbulentos. Esa fue, al parecer, la razón de que el ángel subrayara la importancia de ‘mantenerse en expectación’. A los que aguantaron y se mantuvieron en expectación se les colmó de bendiciones, y un repaso del capítulo 12 de Daniel lo demuestra. Como se predijo, los ungidos fueron reanimados o resucitados en sentido espiritual. Se les otorgó una gran perspicacia para entender la Palabra de Dios, pues se les facultó para ‘discurrir’ respecto a ella y, con la guía del espíritu santo, desentrañar secretos guardados desde la antigüedad. Jehová los limpió y los hizo brillar como estrellas en sentido espiritual, de modo que condujeron a muchas personas a una condición justa ante Jehová Dios.)
13 ”Y en cuanto a ti mismo, ve hacia el fin; y descansarás, pero te pondrás de pie para tu porción al fin de los días”.
[Notas] (*** dp cap. 18 págs. 308-309 párr. 5 Jehová promete a Daniel una magnífica recompensa ***
5 “Ve hacia el fin.” Esta declaración animadora del ángel sin duda fortaleció mucho a Daniel, y puede que nos recuerde las palabras que Jesucristo pronunció unos seis siglos más tarde: “El que haya aguantado hasta el fin es el que será salvo” (Mateo 24:13). Es evidente que Daniel aguantó hasta el fin. Corrió fielmente la carrera hacia la vida hasta la misma meta, y esa podría ser una de las razones por las que, tiempo después, la Palabra de Dios lo mencionó favorablemente (Hebreos 11:32, 33). ¿Qué le permitió aguantar hasta el fin? En su trayectoria personal hallamos la respuesta. *** dp cap. 18 págs. 312-313 Jehová promete a Daniel una magnífica recompensa ***“DESCANSARÁS”
13 A continuación, el ángel le aseguró a Daniel: “Descansarás” (Daniel 12:13). ¿Qué quiso decir? Pues bien, Daniel sabía que le aguardaba la muerte, el fin ineludible de todos los seres humanos desde el tiempo de Adán hasta el presente. Con buena razón la Biblia la llama un “enemigo” (1 Corintios 15:26). Ahora bien, la perspectiva de la muerte tenía para Daniel un significado muy distinto del que tenía para los babilonios que lo rodeaban. Sumidos en el complicado culto de unas cuatro mil deidades falsas, para estos la muerte suscitaba toda clase de temores. Pensaban que quienes habían sido infelices o habían sufrido una muerte violenta se convertían al morir en espíritus vengativos que acosaban a los vivos. Los babilonios creían asimismo en un aterrador mundo subterráneo habitado por horribles monstruos con formas humanas y animales.
14 La muerte no significaba nada de aquello para Daniel. Centenares de años antes, el rey Salomón había dicho por inspiración divina: “En cuanto a los muertos, ellos no tienen conciencia de nada en absoluto” (Eclesiastés 9:5). Y respecto a quien muere, el salmista había cantado: “Sale su espíritu, él vuelve a su suelo; en ese día de veras perecen sus pensamientos” (Salmo 146:4). Por lo tanto, Daniel sabía que el ángel estaba en lo cierto. La muerte significaba descanso, no pensamientos ni lamentaciones ni tormentos, y mucho menos monstruos. Jesucristo lo expresó de modo parecido cuando Lázaro murió, pues dijo: “Nuestro amigo Lázaro está descansando”*** dp cap. 18 pág. 315 párr. 18 Jehová promete a Daniel una magnífica recompensa ***
18 El libro de Daniel se cierra con una de las promesas más hermosas que Dios haya hecho a un ser humano. El ángel de Jehová le dijo a Daniel: “Te pondrás de pie para tu porción al fin de los días”. ¿Qué quiso decir? Pues bien, en vista de que el ‘descanso’ al que acababa de referirse era la muerte, la promesa de que Daniel ‘se pondría de pie’ en un futuro no puede tener más que un significado: resurrección. De hecho, algunos biblistas han afirmado que el capítulo 12 de Daniel contiene la primera referencia explícita de las Escrituras Hebreas a la resurrección (Daniel 12:2)

Leave a comment

Filed under BIBLIA, SANTAS ESCRITURAS, LIBRO DE DANIEL, PROFETA DE JEHOVÁ, PROPHET FROM JEHOVAH

Puntos sobresalientes de Daniel 10 al 12

PUNTO 1  (DANIEL 10:9-11) “9 Y empecé a oír el sonido de sus palabras; y al oír el sonido de sus palabras, sucedió que también me hallé profundamente dormido sobre mi rostro, rostro a tierra. 10 Y, ¡mire!, hubo una mano que me tocó, y gradualmente me agitó para [que me pusiera] sobre las rodillas y las palmas de las manos. 11 Y procedió a decirme: “Oh Daniel, hombre muy deseable, ten entendimiento en las palabras que te hablo, y ponte de pie donde estabas parado, porque ahora he sido enviado a ti”. Y cuando él habló conmigo esta palabra, sí me puse de pie, retemblando.”

Si desea aprender mas de la Biblia haga CLICK AQUI)

(DANIEL 10:18, 19) “18 Y aquel como la apariencia de un hombre terrestre procedió a tocarme de nuevo y a fortalecerme. 19 Entonces dijo: “No tengas miedo, oh hombre muy deseable. Ten paz. Sé fuerte, sí, sé fuerte”. Y tan pronto como habló conmigo ejercí mi fuerza y finalmente dije: “Hable mi señor, porque me has fortalecido”.”
A imitación del ángel que fue enviado a Daniel, debemos alentar y fortalecer a nuestros hermanos, tendiéndoles una mano amiga y ofreciéndoles palabras de consuelo, a veces nuestros hermanos pasan por circunstancias dificiles, peden ser enfermedades, perdida de eun ser querido, o presión en el mundo de Satanás. Podemos fortalecer con nuestras palabras, por ayuda fisica o si es posible con ayuda material.

PUNTO 2  (DANIEL 12:3) “3 ”Y los que tengan perspicacia brillarán como el resplandor de la expansión; y los que traigan a los muchos a la justicia, como las estrellas hasta tiempo indefinido, aun para siempre.”  En estos últimos días, “los que [tienen] perspicacia” —los cristianos ungidos— “resplandecen como iluminadores”, y así han atraído “a los muchos a la justicia”, entre los cuales se encuentran los miembros de la “gran muchedumbre” de “otras ovejas” (Filipenses 2:15; Revelación [Apocalipsis] 7:9; Juan 10:16). Los ungidos “brillarán como [...] las estrellas” en el sentido más pleno de la expresión durante el Reinado Milenario de Cristo. Colaborarán con él en ayudar a la humanidad obediente que viva en la Tierra a aprovecharse de todos los beneficios del rescate. Las “otras ovejas” deben apoyar lealmente y de todo corazón a los ungidos.

*** w10 15/3 pág. 23 párr. 18 “Los justos resplandecerán tan brillantemente como el sol” ***Por otro lado, una creciente gran muchedumbre de otras ovejas se ha dado cuenta de que se está sacando a la mala hierba, los cristianos falsos, y ha decidido apoyar el resto del Israel espiritual. Estos futuros súbditos del Reino, en unión con los ungidos, también dejan brillar su luz en este mundo de tinieblas (Zac. 8:23; Mat. 5:14-16; Fili. 2:15).

PUNTO 3 (DANIEL 10:12) 12 Y pasó a decirme: “No tengas miedo, oh Daniel, porque desde el primer día que diste tu corazón a entender y a humillarte delante de tu Dios tus palabras han sido oídas, y yo mismo he venido a causa de tus palabras. . .” la expresion desde el primer dia que DISTE TU CORAZÓN A ENTENDER Y A HUMILLARTE DELANTE DE TU DIOS, nos indican desde que dia sus palabras fueron oidas por Jehová. ESO INDICA QUE TAMBIEN YO TAMBIEN TENGO QUE DAR MI CORAZON A ENTENDER Y HAY QUE HUMILLARSE DELANTE DE JEHOVÁ PARA SER OIDOS Y ATENDIDOS POR EL.

PUNTO 4: (DANIEL 12:2) “2 Y habrá muchos de los que están dormidos en el suelo de polvo que despertarán, estos a vida de duración indefinida y aquellos a oprobios [y] a aborrecimiento de duración indefinida.” LA RESURRECIIÓN ES ALGO REAL, EL ANGEL LE NIDICA A DANIEL QUE HABRÍA UNA RESURRECCIÓN, Y ESTA DE ACUERDOA A LAS PALABRAS DE CRISTO EN JUAN 5:28,29: ” No se maravillen de esto, porque viene la hora en que todos los que están en las tumbas conmemorativas oirán su voz 29 y saldrán, los que hicieron cosas buenas a una resurrección de vida, los que practicaron cosas viles a una resurrección de juicio”

PUNTO 5: (DANIEL 12:9, 10) “9 Y él pasó a decir: “Anda, Daniel, porque las palabras quedan secretas y selladas hasta el tiempo de[l] fin. 10 Muchos se limpiarán y se emblanquecerán y serán refinados. Y los inicuos ciertamente actuarán inicuamente, y absolutamente ningún inicuo entenderá; pero los que tengan perspicacia entenderán.” MUCHOS SE LIMPIARÁN.ANTES DE CONOCER LA VERDAD MUCHOS VIVIAN VIDAS SUCIAS DESDE EL PUNTO DE VISTA DE DIOS, HOY HAY MAS DE 7 MILLONES DE PERSONAS ESFORZANDOSE POR MANTENERSE LIMPIOS (Octubre 2012) SE NOS ESTA REFINANDO DIARIAMENTE. SIN EMBARGO EL MUNDO VA DE MAL EN PEOR Y EL INICUO FINALMENTE NO ENTENDERÁ.

HAY MUCHO MAS DEL LIBRO DE DANIEL PERO TENGO QUE SEGUIR ADELANTE.

Si desea aprender mas de la Biblia haga CLICK AQUI)

Leave a comment

Filed under BIBLIA, SANTAS ESCRITURAS, LIBRO DE DANIEL, PROFETA DE JEHOVÁ, Uncategorized

LIBRO 27, DANIEL 11

 

”Y en cuanto a mí, en el primer año de Darío el medo me puse de pie como fortalecedor y como plaza fuerte para él. 2 Y ahora lo que es verdad te informaré:
”¡Mira! Todavía habrá tres reyes que se pondrán de pie por Persia, y el cuarto acumulará más grandes riquezas que todos los [demás]. Y tan pronto como se haya hecho fuerte en sus riquezas, levantará todo contra el reino de Grecia.
3 ”Y un rey poderoso ciertamente se pondrá de pie y gobernará con dominio extenso y hará según su voluntad. 4 Y cuando se haya puesto de pie, su reino será quebrantado y será dividido hacia los cuatro vientos de los cielos, pero no a su posteridad y no según su dominio con el cual había gobernado; porque su reino será arrancado de raíz, hasta para otros que no son estos.
5 ”Y el rey del sur se hará fuerte, aun [uno] de sus príncipes; y prevalecerá contra él y ciertamente gobernará con dominio extenso [mayor que] el poder gobernante de aquel.
6 ”Y al fin de [algunos] años se aliarán uno con otro, y la hija misma del rey del sur vendrá al rey del norte para hacer un arreglo equitativo. Pero ella no retendrá el poder de su brazo; y él no subsistirá, ni su brazo; y ella será cedida, ella misma, y los que la trajeron, y el que causó su nacimiento, y el que la hizo fuerte en [aquellos] tiempos. 7 Y uno del brote de las raíces de ella ciertamente se pondrá de pie en la posición suya, y él vendrá a la fuerza militar y vendrá contra la plaza fuerte del rey del norte y ciertamente actuará contra ellos y prevalecerá. 8 Y también con los dioses de ellos, con sus imágenes fundidas, con sus objetos deseables de plata y de oro, [y] con los cautivos vendrá a Egipto. Y él mismo por [algunos] años se mantendrá apartado del rey del norte.
9 ”Y él realmente entrará en el reino del rey del sur y volverá a su propio suelo.
10 ”Ahora bien, en cuanto a sus hijos, se excitarán y realmente reunirán una muchedumbre de grandes fuerzas militares. Y al venir él ciertamente vendrá e inundará y pasará adelante. Pero volverá atrás, y él se excitará hasta llegar a su misma plaza fuerte.
11 ”Y el rey del sur se amargará y tendrá que salir y pelear con él, [es decir,] con el rey del norte; y ciertamente hará que una muchedumbre grande se ponga de pie, y la muchedumbre realmente será dada en mano de aquel. 12 Y la muchedumbre ciertamente será llevada. El corazón de él se ensalzará, y realmente hará que decenas de millares caigan; pero no usará su fuerte posición.
13 ”Y el rey del norte tiene que volver y establecer una muchedumbre mayor que la primera; y al fin de los tiempos, [algunos] años, vendrá, haciéndolo con una gran fuerza militar y con muchísimos bienes. 14 Y en aquellos tiempos habrá muchos que se pondrán de pie contra el rey del sur.
”Y los hijos de los salteadores que pertenecen a tu pueblo, por su parte, serán llevados a tratar de hacer que se realice una visión; y tendrán que tropezar.
15 ”Y el rey del norte vendrá y levantará un cerco de sitiar y realmente tomará una ciudad con fortificaciones. Y en cuanto a los brazos del sur, no se mantendrán firmes, ni el pueblo de sus escogidos; y no habrá poder para mantenerse firmes. 16 Y aquel que viene contra él hará según su voluntad, y no habrá nadie que se mantenga firme delante de él. Y se plantará en la tierra de la Decoración, y habrá exterminio en su mano. 17 Y pondrá su rostro para venir con el vigor de su reino entero, y habrá [términos] equitativos con él; y actuará eficazmente. Y en lo que respecta a la hija de las mujeres, a él se otorgará reducirla a ruina. Y ella no se mantendrá firme, y ella no continuará siendo de él. 18 Y él volverá su rostro a las tierras costaneras y realmente tomará muchas. Y un comandante tendrá que hacer que el oprobio procedente de él cese para sí, [para que] su oprobio no sea. Él hará que vuelva sobre aquel. 19 Y él volverá su rostro a las plazas fuertes de su [propio] país, y ciertamente tropezará y caerá, y no se le hallará.
20 ”Y tiene que ponerse de pie en la posición suya uno que esté haciendo que un exactor pase por el reino espléndido, y en unos cuantos días será quebrantado, pero no en cólera ni en guerra.
21 ”Y tiene que ponerse de pie en la posición suya uno que ha de ser despreciado, y ciertamente no pondrán sobre él la dignidad de[l] reino; y realmente entrará durante un [tiempo] libre de cuidados y se asirá de[l] reino por medio de melosidad. 22 Y en lo que respecta a los brazos de la inundación, serán inundados por causa de él, y serán quebrantados; como lo será también el Caudillo de[l] pacto. 23 Y por haberse aliado ellos con él, él efectuará engaño y realmente subirá y se hará poderoso mediante una nación pequeña. 24 Durante un [tiempo] libre de cuidados, aun en lo pingüe del distrito jurisdiccional entrará y realmente hará lo que no han hecho sus padres ni los padres de sus padres. Botín y despojo y bienes esparcirá entre ellos; y contra lugares fortificados tramará sus tramas, pero solo hasta un tiempo.
25 ”Y despertará su poder y su corazón contra el rey del sur con una gran fuerza militar; y el rey del sur, por su parte, se excitará para la guerra con una fuerza militar sumamente grande y poderosa. Y él no se mantendrá firme, porque tramarán contra él tramas. 26 Y los mismos que coman sus manjares exquisitos traerán su quebranto.
”Y en cuanto a su fuerza militar, será llevada por la inundación, y muchos ciertamente caerán muertos.
27 ”Y en lo que respecta a estos dos reyes, su corazón estará inclinado a hacer lo que es malo, y en una misma mesa una mentira es lo que seguirán hablando. Pero nada tendrá éxito, porque [el] fin todavía es para el tiempo señalado.
28 ”Y volverá a su país con una gran cantidad de bienes, y su corazón estará contra el pacto santo. Y actuará eficazmente, y ciertamente volverá a su país.
29 ”Al tiempo señalado volverá, y realmente vendrá contra el sur; pero no resultará ser al final lo mismo que al principio. 30 Y ciertamente vendrán contra él las naves de Kitim, y tendrá que sentirse desalentado.
”Y realmente volverá y arrojará denunciaciones contra el pacto santo y actuará eficazmente; y tendrá que volver, y dará consideración a los que dejan el pacto santo. 31 Y habrá brazos que se levantarán, procedentes de él; y realmente profanarán el santuario, la plaza fuerte, y removerán el [rasgo] constante.
”Y ciertamente pondrán en [el] lugar la cosa repugnante que está causando desolación.
32 ”Y a los que actúan inicuamente contra [el] pacto, los conducirá a apostasía mediante palabras melosas. Pero en lo que respecta al pueblo que conoce a su Dios, ellos prevalecerán y actuarán eficazmente. 33 Y tocante a los que tienen perspicacia entre el pueblo, impartirán entendimiento a los muchos. Y ciertamente se les hará tropezar por espada y por llama, por cautiverio y por saqueo, durante [algunos] días. 34 Pero cuando se les haga tropezar serán ayudados con un poco de ayuda; y muchos ciertamente se unirán a ellos por medio de melosidad. 35 Y a algunos de los que tienen perspicacia se les hará tropezar, para que se haga una obra de refinación debido a ellos, y para que se haga una limpieza y para que se haga un emblanquecimiento, hasta el tiempo de[l] fin; porque es todavía para el tiempo señalado.
36 ”Y el rey verdaderamente hará según su propia voluntad, y se ensalzará y se engrandecerá sobre todo dios; y contra el Dios de dioses hablará cosas maravillosas. Y ciertamente tendrá éxito hasta que [la] denunciación haya llegado a su fin; porque la cosa que se ha decidido tiene que hacerse. 37 Y al Dios de sus padres no dará consideración; y al deseo de las mujeres y a todo otro dios no dará consideración, sino que sobre todos se engrandecerá. 38 Pero al dios de las plazas fuertes, en su posición dará gloria; y a un dios que sus padres no conocieron dará gloria por medio de oro y por medio de plata y por medio de piedra preciosa y por medio de cosas deseables. 39 Y actuará eficazmente contra las más fortificadas plazas fuertes, junto con un dios extranjero. A quienquiera que [le] haya dado reconocimiento lo hará abundar en gloria, y realmente los hará gobernar entre muchos; y [el] suelo lo repartirá proporcionalmente por un precio.
40 ”Y en el tiempo de[l] fin el rey del sur se envolverá con él en un empuje, y contra él el rey del norte se lanzará como tempestad con carros y con hombres de a caballo y con muchas naves; y ciertamente entrará en los países e inundará y pasará adelante. 41 Él también realmente entrará en la tierra de la Decoración, y habrá muchas [tierras] a las que se hará tropezar. Pero estas son las que escaparán de su mano: Edom y Moab y la parte principal de los hijos de Ammón. 42 Y seguirá alargando su mano contra los países; y en lo que respecta a la tierra de Egipto, no resultará ser una que escape. 43 Y él verdaderamente gobernará sobre los tesoros escondidos del oro y la plata y sobre todas las cosas deseables de Egipto. Y los libios y los etíopes irán en sus pasos.
44 ”Pero habrá informes que lo perturbarán, desde el naciente y desde el norte, y ciertamente saldrá en gran furia para aniquilar y dar por entero a muchos a la destrucción. 45 Y plantará sus tiendas palaciegas entre [el] gran mar y la santa montaña de Decoración; y tendrá que llegar hasta su mismo fin, y no habrá ayudante para él.

Leave a comment

Filed under BIBLIA, SANTAS ESCRITURAS, LIBRO DE DANIEL, PROFETA DE JEHOVÁ, PROPHET FROM JEHOVAH

LIBRO 27, DANIEL 10

 

En el tercer año de Ciro el rey de Persia un asunto fue revelado a Daniel, a quien se llamó por nombre Beltsasar; y el asunto era verdadero, y había un gran servicio militar. Y él entendió el asunto, y tuvo entendimiento en la cosa vista.
2 En aquellos días sucedió que yo mismo, Daniel, estuve de duelo por tres semanas completas. 3 Pan exquisito no comí, y ni carne ni vino entraron en mi boca, y de ninguna manera me unté aceite hasta completadas las tres semanas enteras. 4 Y en el día veinticuatro del primer mes, mientras sucedía que yo mismo estaba en la ribera del gran río, es decir, Hidequel, (“Hidequel.” Heb.: Jid·dá·qel; LXXVg: “Tigris”; Sy: “Éufrates”.)
5 también procedí a levantar los ojos y ver, y aquí estaba cierto hombre vestido de lino, con sus caderas ceñidas con oro de Ufaz. 6 Y su cuerpo era como crisólito, y su rostro como la apariencia del relámpago, y sus ojos como antorchas de fuego, y sus brazos y el lugar de sus pies eran como la vista de cobre bruñido, y el sonido de sus palabras era como el sonido de una muchedumbre. 7 Y yo vi, yo Daniel por mí mismo, el aparecimiento; pero en cuanto a los hombres que se hallaban conmigo, no vieron el aparecimiento. No obstante, hubo un gran temblor que cayó sobre ellos, de modo que se pusieron a correr y esconderse.
8 Y a mí… a mí se me dejó solo, de modo que vi este gran aparecimiento. Y no quedó en mí ningún poder, y mi propia dignidad llegó a cambiarse sobre mí hasta arruinamiento, y no retuve ningún poder. 9 Y empecé a oír el sonido de sus palabras; y al oír el sonido de sus palabras, sucedió que también me hallé profundamente dormido sobre mi rostro, rostro a tierra. 10 Y, ¡mire!, hubo una mano que me tocó, y gradualmente me agitó para [que me pusiera] sobre las rodillas y las palmas de las manos. 11 Y procedió a decirme:
“Oh Daniel, hombre muy deseable, (Lit.: “hombre de cosas deseables”. Heb.: ’isch-jamu·dhóhth.)
ten entendimiento en las palabras que te hablo, y ponte de pie donde estabas parado, porque ahora he sido enviado a ti”.
Y cuando él habló conmigo esta palabra, sí me puse de pie, retemblando.
12 Y pasó a decirme: “No tengas miedo, oh Daniel, porque desde el primer día que diste tu corazón a entender y a humillarte delante de tu Dios tus palabras han sido oídas, y yo mismo he venido a causa de tus palabras. 13 Pero el príncipe de la región real de Persia estuvo plantado en oposición a mí por veintiún días, y, ¡mira!, Miguel, (“Miguel”, M(heb.: Mi·kja·’él)LXXSyVg; que significa: “¿Quién Es Como Dios?”.)
uno de los príncipes prominentes, vino a ayudarme; y yo, por mi parte, permanecí allí al lado de los reyes de Persia. 14 Y he venido a hacer que disciernas lo que acaecerá a tu pueblo en la parte final de los días, porque es una visión todavía para los días [venideros]”.
15 Ahora bien, cuando me habló palabras como estas, yo me había puesto rostro a tierra y había enmudecido. 16 Y, ¡mire!, uno parecido a la semejanza de los hijos de la humanidad estaba tocando mis labios, y empecé a abrir la boca y hablar y decir al que estaba de pie enfrente de mí: “Oh mi señor, debido al aparecimiento mis convulsiones fueron vueltas dentro de mí, y no retuve ningún poder. 17 Así que, ¿cómo podría el siervo de este mi señor hablar con este mi señor? Y en cuanto a mí, hasta ahora no siguió subsistiendo en mí ningún poder, y ningún aliento en absoluto quedó en mí”.
18 Y aquel como la apariencia de un hombre terrestre procedió a tocarme de nuevo y a fortalecerme. 19 Entonces dijo: “No tengas miedo, oh hombre muy deseable. Ten paz. Sé fuerte, sí, sé fuerte”. Y tan pronto como habló conmigo ejercí mi fuerza y finalmente dije: “Hable mi señor, porque me has fortalecido”. 20 Así que pasó a decir:
“¿Sabes realmente por qué he venido a ti? Y ahora regresaré a pelear con el príncipe de Persia. Cuando yo vaya saliendo, ¡mira!, también el príncipe de Grecia viene. 21 No obstante, te informaré las cosas apuntadas en la escritura de la verdad, y no hay nadie que resulte fuerte conmigo en estas [cosas] sino Miguel, el príncipe de ustedes.

Leave a comment

Filed under BIBLIA, SANTAS ESCRITURAS, LIBRO DE DANIEL, PROFETA DE JEHOVÁ, PROPHET FROM JEHOVAH

LIBRO 27, DANIEL 09

En el primer año de Darío el hijo de Asuero de la descendencia de los medos, quien había sido hecho rey sobre el reino de los caldeos; 2 en el primer año de reinar él, yo mismo, Daniel, discerní por los libros el número de los años acerca de los cuales la palabra de Jehová había ocurrido a Jeremías el profeta, para cumplir las devastaciones de Jerusalén, [a saber,] setenta años. (JEREMÍAS 29:10 dice: ““Porque esto es lo que ha dicho Jehová: ‘Conforme se cumplan setenta años en Babilonia yo dirigiré mi atención a ustedes, y ciertamente estableceré para con ustedes mi buena palabra trayéndolos de vuelta a este lugar’.”)
3 Y procedí a dirigir mi rostro hacia Jehová el Dios [verdadero], para buscar[lo] con oración y con súplicas, con ayuno y saco y cenizas. 4 Y empecé a orar a Jehová mi Dios y a hacer confesión y decir:
“Ah, Jehová el Dios [verdadero], el Grande e Inspirador de temor, que guarda el pacto y la bondad amorosa a los que lo aman y a los que guardan sus mandamientos, 5 nosotros hemos pecado y hecho lo malo y actuado inicuamente y nos hemos rebelado; y ha habido un desviarnos de tus mandamientos y tus decisiones judiciales. 6 Y no hemos escuchado a tus siervos los profetas, quienes han hablado en tu nombre a nuestros reyes, nuestros príncipes y nuestros antepasados y a toda la gente de la tierra. 7 A ti, oh Jehová, pertenece la justicia, pero a nosotros la vergüenza de rostro, como en este día, a los hombres de Judá y a los habitantes de Jerusalén y a todos los de Israel, los que están cerca y los que están lejos en todas las tierras a las cuales los dispersaste debido a su infidelidad con la cual actuaron contra ti.
8 ”Oh Jehová, a nosotros pertenece la vergüenza de rostro, a nuestros reyes, a nuestros príncipes y a nuestros antepasados, porque hemos pecado contra ti. 9 A Jehová nuestro Dios pertenecen las misericordias y los actos de perdón, porque nos hemos rebelado contra él. 10 Y no hemos obedecido la voz de Jehová nuestro Dios por medio de andar en sus leyes que él colocó delante de nosotros por la mano de sus siervos los profetas. 11 Y todos los de Israel han traspasado tu ley, y ha habido un desviarse al no obedecer tu voz, de modo que derramaste sobre nosotros la maldición y el firme juramento que está escrito en la ley de Moisés el siervo del Dios [verdadero], porque hemos pecado contra Él. 12 Y procedió a ejecutar sus palabras que había hablado contra nosotros y contra nuestros jueces que nos juzgaron, y trajo sobre nosotros gran calamidad, tal que no se ha hecho bajo todos los cielos como lo que se ha hecho en Jerusalén. 13 Tal como está escrito en la ley de Moisés, toda esta calamidad… ha venido sobre nosotros, y no hemos ablandado el rostro de Jehová nuestro Dios volviéndonos de nuestro error y mostrando perspicacia en tu apego a la verdad.
14 ”Y Jehová se mantuvo alerta a la calamidad y finalmente la trajo sobre nosotros, porque Jehová nuestro Dios es justo en todas sus obras que ha hecho; y nosotros no hemos obedecido su voz.
15 ”Y ahora, oh Jehová nuestro Dios, tú que sacaste a tu pueblo de la tierra de Egipto por mano fuerte y procediste a hacer un nombre para ti como en este día, hemos pecado, hemos actuado inicuamente. 16 Oh Jehová, según todos tus actos de justicia, por favor, vuélvase tu cólera y tu furia de contra tu ciudad Jerusalén, tu santa montaña; porque, debido a nuestros pecados y debido a los errores de nuestros antepasados, Jerusalén y tu pueblo son objeto de oprobio a todos los que están en derredor de nosotros. 17 Y ahora escucha, oh nuestro Dios, la oración de tu siervo, y sus súplicas, y haz que tu rostro brille sobre tu santuario que está desolado, por causa de Jehová. 18 Inclina tu oído, oh Dios mío, y oye. Dígnate abrir los ojos y ve nuestras condiciones de desolación y la ciudad que ha sido llamada por tu nombre; porque no según nuestros actos justos dejamos que nuestras súplicas caigan delante de ti, sino según tus muchas misericordias. 19 Oh Jehová, sí oye. Oh Jehová, sí perdona. Oh Jehová, sí presta atención y actúa. No tardes, por causa de ti mismo, oh Dios mío, porque tu propio nombre ha sido llamado sobre tu ciudad y sobre tu pueblo”.
20 Mientras yo todavía estaba hablando y orando y confesando mi pecado y el pecado de mi pueblo Israel y dejando que mi petición de favor cayera delante de Jehová mi Dios en cuanto a la santa montaña de mi Dios, 21 y [mientras] todavía estaba hablando en la oración, pues, el hombre Gabriel, a quien había visto en la visión al comienzo, habiendo quedado rendido de cansancio, estaba llegando junto a mí al tiempo de la ofrenda de la dádiva de la tarde. 22 Y empezó a impartir entendimiento y a hablar conmigo y decir:
“Oh Daniel, ahora he salido para hacerte tener perspicacia con entendimiento. 23 Al comienzo de tus súplicas salió una palabra, y yo mismo he venido a dar informe, porque eres alguien muy deseable. Así que da consideración al asunto, y ten entendimiento en la cosa vista.
24 ”Hay setenta semanas que han sido determinadas sobre tu pueblo y sobre tu santa ciudad, para poner fin a la transgresión, y para acabar con el pecado, y para hacer expiación por el error, y para introducir la justicia para tiempos indefinidos, y para imprimir un sello sobre visión y profeta, y para ungir el Santo de los Santos. 25 Y debes saber y tener la perspicacia [de que] desde la salida de [la] palabra de restaurar y reedificar a Jerusalén hasta Mesías [el] Caudillo, habrá siete semanas, también sesenta y dos semanas. Ella volverá y será realmente reedificada, con plaza pública y foso, pero en los aprietos de los tiempos.
26 ”Y después de las sesenta y dos semanas Mesías será cortado, con nada para sí.
”Y a la ciudad y al lugar santo el pueblo de un caudillo que viene los arruinará. Y el fin del tal será por la inundación. Y hasta [el] fin habrá guerra; lo que está decidido es desolaciones.
27 ”Y él tiene que mantener [el] pacto en vigor para los muchos por una semana; y a la mitad de la semana hará que cesen el sacrificio y la ofrenda de dádiva.
”Y sobre el ala de cosas repugnantes habrá el que cause desolación; y hasta un exterminio, la misma cosa que se ha decidido irá derramándose también sobre el que yace desolado”.

Leave a comment

Filed under LIBRO DE DANIEL

LIBRO 27, DANIEL 08

En el tercer año de la gobernación real de Belsasar el rey, hubo una visión que se me apareció, aun a mí, Daniel, después de la que se me apareció al comienzo. 2 Y empecé a ver en la visión; y aconteció, mientras estaba viendo, que estuve en Susa el castillo, que está en Elam el distrito jurisdiccional; y procedí a ver en la visión, y sucedió que yo mismo estaba junto a la corriente de agua del Ulai. 3 Cuando levanté los ojos, entonces vi, y, ¡mire!, un carnero parado delante de la corriente de agua, y tenía dos cuernos. Y los dos cuernos eran altos, pero el uno era más alto que el otro, y el más alto fue el que subió después. 4 Vi al carnero dando cornadas al oeste y al norte y al sur, y ninguna bestia salvaje se mantuvo de pie delante de él, y no había nadie que librara de su mano. E hizo según su voluntad, y se dio grandes ínfulas.
5 Y yo, por mi parte, seguí considerando, y, ¡mire!, había un macho de las cabras que venía del poniente sobre la superficie de toda la tierra, y no tocaba la tierra. Y en lo que respecta al macho cabrío, había un cuerno conspicuo entre sus ojos. 6 Y siguió viniendo hasta el carnero que poseía los dos cuernos, el cual yo había visto parado delante de la corriente de agua; y vino corriendo hacia él en su poderosa furia.
7 Y lo vi entrar en contacto estrecho con el carnero, y empezó a mostrar amargura hacia él, y procedió a derribar al carnero y a quebrar sus dos cuernos, y resultó que no hubo poder en el carnero para mantenerse firme delante de él. De modo que lo arrojó a la tierra y lo holló, y resultó que el carnero no tuvo quien lo librara de su mano.
8 Y el macho de las cabras, por su parte, se dio grandes ínfulas hasta el extremo; pero en cuanto se hizo poderoso, el gran cuerno fue quebrado, y procedieron a subir conspicuamente cuatro en lugar de él, hacia los cuatro vientos de los cielos.
9 Y de uno de ellos salió otro cuerno, uno pequeño, y siguió haciéndose mucho mayor hacia el sur y hacia el naciente y hacia la Decoración. 10 Y siguió haciéndose mayor hasta llegar al mismo ejército de los cielos, de modo que hizo que algunos del ejército y algunas de las estrellas cayeran a la tierra, y se puso a hollarlos. 11 Y hasta llegar al mismo Príncipe del ejército se dio grandes ínfulas, y de él el [rasgo] constante fue quitado, y el lugar establecido de su santuario fue echado abajo. 12 Y un ejército mismo fue gradualmente entregado, junto con el [rasgo] constante, debido a transgresión; y siguió arrojando la verdad por tierra, y actuó y tuvo éxito.
13 Y llegué a oír a cierto santo hablando, y otro santo procedió a decir a aquel que estaba hablando: “¿Cuánto durará la visión del [rasgo] constante y de la transgresión que causa desolación, para hacer tanto [del] lugar santo como [del] ejército cosas para hollar?”. 14 De modo que él me dijo: “Hasta dos mil trescientas tardes [y] mañanas; y [el] lugar santo ciertamente será llevado a su condición correcta”.
15 Entonces aconteció que, mientras yo mismo, Daniel, veía la visión y buscaba un entendimiento, pues, ¡mire!, hubo de pie enfrente de mí alguien [que era] en apariencia como un hombre físicamente capacitado. 16 Y empecé a oír la voz de un hombre terrestre en medio del Ulai, y procedió a clamar y decir: “Gabriel, haz que ese [que está] allí entienda la cosa vista”. 17 De modo que vino junto a donde yo estaba de pie, pero cuando vino me aterroricé, de modo que caí sobre mi rostro. Y él procedió a decirme: “Entiende, oh hijo del hombre, que la visión es para el tiempo de[l] fin”. 18 Y mientras estaba hablando conmigo, yo me había quedado profundamente dormido sobre mi rostro en la tierra. Por lo tanto, él me tocó e hizo que me pusiera de pie donde yo había estado parado. 19 Y pasó a decir: “Mira, te voy a hacer saber lo que ocurrirá en la parte final de la denunciación, porque es para el señalado tiempo de[l] fin.
20 ”El carnero que tú viste que poseía los dos cuernos [representa a] los reyes de Media y Persia. 21 Y el macho cabrío peludo [representa] al rey de Grecia;

y en cuanto al gran cuerno que estaba entre sus ojos, [representa] al primer rey. 22 Y puesto que ese fue quebrado, de modo que hubo cuatro que finalmente se levantaron en lugar de él, hay cuatro reinos de [su] nación que se pondrán de pie, pero no con su poder.
23 ”Y en la parte final del reino de ellos, a medida que los transgresores actúen hasta lo completo, se pondrá de pie un rey de fiero semblante y que entenderá dichos ambiguos. 24 Y su poder tiene que hacerse potente, pero no por su propio poder. Y de manera maravillosa causará ruina, y ciertamente tendrá éxito y obrará con eficacia. Y realmente reducirá a la ruina a poderosos, también al pueblo hecho de [los] santos. 25 Y según su perspicacia ciertamente también hará que el engaño tenga éxito en su mano. Y en su corazón se dará grandes ínfulas, y durante un [tiempo] libre de cuidados arruinará a muchos. Y contra el Príncipe de príncipes se pondrá de pie, pero será sin mano como será quebrado.
26 ”Y la cosa que se ha visto acerca de la tarde y la mañana, de que se ha dicho, es verdadera. Y tú, por tu parte, guarda secreta la visión, porque es todavía para muchos días”.
27 Y en cuanto a mí, Daniel, me sentí agotado y quedé enfermo por [varios] días. Entonces me levanté e hice el trabajo del rey; pero seguí mostrándome aturdido a causa de la cosa vista, y no había nadie que [la] entendiera.

Leave a comment

Filed under LIBRO DE DANIEL