EXPLICACION DE OSEAS 3:1-5

*** w76 15/8 págs. 506-507 párrs. 23-25 Reconciliación por medio de la misericordia de Dios antes de Har-Magedón ***

“Y Jehová pasó a decirme: ‘Ve de nuevo, ama a una mujer amada por un compañero y que comete adulterio, como en el caso del amor de Jehová a los hijos de Israel mientras ellos se vuelven a otros dioses y están amando las [asociadas] tortas de pasas.’ Y procedí a comprarla para mí por quince monedas de plata y una medida de homer de cebada y medio homer de cebada. Entonces le dije: ‘Por muchos días morarás como mía. No debes cometer fornicación, y no debes llegar a pertenecer a otro hombre; y yo también ciertamente seré para ti.’ Es porque por muchos días los hijos de Israel morarán sin rey y sin príncipe y sin sacrificio y sin columna y sin efod y terafim. Después los hijos de Israel volverán y ciertamente buscarán a Jehová su Dios, y a David su rey; y ciertamente vendrán retemblando a Jehová y a su bondad en la parte final de los días.”—Ose. 3:1-5.
24 En el drama profético que Oseas desempeñó obedientemente, él representó a Jehová. Oseas compró de vuelta a su esposa legal Gomer del hombre innominado con quien ella había estado viviendo adulterinamente y para quien ella había llegado a ser esclava. A fin de recomprarla, Oseas pagó el equivalente de treinta siclos de plata, el precio de un esclavo. (Éxo. 21:32) En fidelidad a este cuadro, en 537 a. de la E.C. Jehová recompró a los esclavizados israelitas que estaban en el exilio en la tierra de Babilonia. Él dio el precio de la redención al conquistador de Babilonia, el persa Ciro el Grande, como se indica en Isaías 43:1-4. (Isa. 44:26 a 45:4) De modo similar, en 1919 E.C., Jehová como Esposo Celestial recompró al resto del Israel espiritual de esclavitud en Babilonia la Grande y a sus asociados políticos mundanos. Misericordiosamente Jehová libró al resto por medio de su Ciro Mayor, a saber, Jesucristo, a quien dio ‘las naciones por su herencia y los cabos de la tierra por posesión suya.’—Sal. 2:8, 9.
25 Después que Oseas acogió de vuelta amorosamente a su esposa legal Gomer, la disciplinó con restricciones sexuales, incluso, evidentemente, el retraerse él mismo de darle atenciones maritales. Igualmente, también, los israelitas exiliados fueron disciplinados, al no permitírseles tener reyes israelitas ni príncipes reales ni sacerdotes idólatras ni otros avíos de la adoración idólatra. (Ose. 13:11) Amorosamente, en 537 a. de la E.C. Jehová acogió de vuelta a su resto disciplinado, arrepentido, que se apartó de la religión apóstata para volverse a él. Estos se pusieron a buscar y esperar a su Libertador Mesiánico que los libraría del control gentil. Este Mesías era el Rey que vendría en el linaje real de David. (Dan. 9:24-27) Al debido tiempo de Dios sí vino. En 33 E.C. Jehová glorificó al Mesías Jesús como Rey en el cielo. Un resto de israelitas creyentes lo siguió como Rey Mesiánico celestial de ellos. (Col. 1:13) Estos obtuvieron la misericordia de Jehová.—Rom. 9:24-26; 1 Ped. 2:9, 10.

About these ads

Leave a comment

Filed under Uncategorized

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s